obesidad

Obesidad y cerebro

Según algunos importantes estudios científicos, las enfermedades sistémicas graves y los trastornos psiquiátricos y los medicamentos utilizados para tratarlos pueden aumentar el riesgo de obesidad. Las enfermedades sistémicas que aumentan el riesgo de obesidad incluyen algunas enfermedades genéticas raras y algunas condiciones médicas congénitas o adquiridas:

hipotiroidismo, enfermedad de Cushing, falta de hormona del crecimiento (HC) (Rosen T, Bosaeus I, Tolli J, Lindstedt G, Bengtsson BA, 1993 “Increasing decreased body fat mass and excracellular fluid volumen in adults with growth hormone deficiency) y trastornos alimentarios: comilonas y síndrome del comedor nocturno.

La obesidad no es una condición psiquiátrica, pero hay evidencia de que el riesgo de sobrepeso y obesidad en pacientes con trastornos psiquiátricos es más elevado que en personas sin este tipo de trastornos. (Chiles C, PJ Van Wattum. “Psychiatric Aspects of the obesity crisis”, 2010, Psychiatric Times).

Algunos medicamentos pueden causar aumento de peso o cambios en la composición corporal. Esto incluye: insulina, sulfonilurea, tiazolindindiona (medicamentos usados para tratar la diabetes tipo 2), antipsicóticos atípicos, antidepresivos, esteroides, algunos anticonvulsivos, Pizotifen y algunos tipos de hormonas contraceptivas (Haslam DW, James WP, 2005 “Obesity” Lancet, 366).