Descubrir Diet Tube

Protocolo Nutricional para la reducción del sobrepeso, obesidad y celulitis.

“10 días para cambiar tu vida!”

El protocolo Diet Tube es el resultado de un examen meticuloso de numerosos estudios clínicos sobre la llamada “Dieta Cetogénica” (Dieta Cetogénica, ver bibliografía) y del tratamiento de la obesidad y los depósitos grasos localizados (adiposidades?), llevado a cabo a nivel mundial a través de los años con diferentes métodos.

La experiencia clínica y estudios de trabajos recientes, innegable orgullo de la ciencia médica italiana, nos han permitido perfeccionar un protocolo de tratamiento que tiene efectos curativos en el sobrepeso, obesidad y la llamada “celulitis”, ya sea distrectual o difusa. El protocolo Diet Tube empieza con una evaluación clínica detallada del paciente, antes de empezar el tratamiento, y continúa con la ayuda médica y psicológica durante el período de mantenimiento y de educación nutricional.

¿Qué es Diet Tube?

El protocolo Diet Tube es un régimen nutricional dividido en tres niveles. El primero, dura hasta 10/12 días, y consiste en usar una sonda nasogástrica delgada, trasparente y pequeña de tipo pediátrico (2 mm.), a través de la cual se administrará directamente al estómago una solución acuosa de aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales (Diet Tube fórmula TM). La sonda nasogástrica se lleva durante 10 días (hasta 12 días en el caso de mayor obesidad). Después de ser retirada (nivel 2) el paciente sigue con una alimentación esencialmente proteica, o carne o pescado, y un complemento Diet Tube durante una semana. Luego, un período de 7 días (nivel 3) de dieta equilibrada baja en calorías (50% carbohidratos, 35% proteínas y 15% lípidos) completa el ciclo.

El protocolo Diet Tube permite una pérdida de materia grasa que varía del 7% al 10% del peso corporal durante los primeros 10 días, y luego de un 2% a 3% más en las dos semanas posteriores con un régimen alimentario proteico bajo en calorías. La única contribución de proteínas (aminoácidos esenciales) y la falta de carbohidratos, activa el mecanismo de la lipólisis que lleva a la pérdida de peso a través de la pérdida de grasa, manteniendo la masa muscular. El programa Diet Tube empieza con una exhaustiva visita médica y la evaluación de los análisis de sangre solicitados. Cualquier tratamiento que esté ya en funcionamiento (para enfermedades coronarias, hipertensión, trastornos endocrinos, etc.) deberá continuarse. Los posibles cambios o suspensiones deberán ser acordados con el centro médico, y el especialita que ha prescrito el tratamiento.

En casos de obesidad acusada, que precisan de una pérdida de peso de entre 80 a 100 libras, el protocolo Diet Tube completo puede repetirse hasta en 4 ciclos. Estos casos requieren una monitorización exhaustiva del tratamiento del paciente, que puede estar sujeto a un protocolo específico Diet Tube personalizado, con controles médicos programados (análisis de sangre, controles de diagnóstico), antes, durante y después del programa nutricional. El tratamiento de la obesidad, reduciendo los riesgos de muchas enfermedades (corazón, vasos sanguíneos, sistema respiratorio, sistema endocrino, sistema musculoesquelético) significa mejorar tanto la salud y calidad de vida como la imagen personal. La importante contribución de la proteína mantiene el tono muscular, mejora la calidad y elasticidad de la piel, permite una remodelación total del cuerpo. El tratamiento Diet Tube está habitualmente contraindicado en la insuficiencia renal, embarazo y pacientes menores de 14 años.

La primera parte del programa Diet Tube (nutrición enteral) dura hasta 10 días.

En este período la nutrición proteica, sin azúcar, hará que el cuerpo extraiga todas la energía necesaria del consumo de tejido graso.

Una alimentación proteica continuada a través de la bomba mantiene un nivel estable de cuerpos de cetona, permitiendo a los órganos mantener un constante nivel de insulina en sangre.

Esto no se consigue con otros métodos nutricionales proteicos para perder peso, simplemente basados en comida ingerida oralmente.

Este tipo de metabolismo produce un exceso de cetonas en nuestra sangre, las cuales además de inhibir cualquier sensación de hambre, generan un sentido de bienestar.

Esta situación permite al paciente tolerar sin sacrificio el período de 10 días durante los cuales, además de la nutrición introducida por sonda, se le invita a no comer y a beber sólo agua (2 litros al día), te, infusiones, café, todo sin azúcar. No se permite ningún tipo más de comida.

Con este método el paciente puede perder peso y grasa corporal de manera rápida, en una proporción que varía del 7% al 10% del peso corporal inicial, y durante un período de 10 días. La masa magra del cuerpo no disminuye.

La colocación de la sonda gástrica dura sólo unos segundos, y es absolutamente indolora y no produce molestias durante o después de la aplicación.

Al paciente, sentado erguido, se le pide que beba agua fría con una pajita, en pequeños sorbos.

El doctor, con guantes estériles, y coordinándose con los movimientos de deglución, introduce la sonda rápidamente a través de la nariz hasta que llega a la cavidad del estómago. Una marca en la sonda confirma su longitud adecuada dentro del estómago.

Entonces, estira la lengüeta de la guía de la sonda y asegura su correcta colocación en el estómago. Una marca en la sonda avisa de que ha sido correctamente colocada.

En muy pocos minutos, el paciente no tendrá la sensación de cuerpo extraño en la nariz y garganta.

Entonces, la sonda está sujeta en la cara (a la altura de los pómulos) y por detrás de la oreja con un esparadrapo trasparente. Luego, se sujeta a un anillo de silicona, conectado al contenedor nutricional. Esta conexión pasa a través de una bolsa peristáltica que empuja el producto a través de la sonda directamente hacia el estómago del paciente. La bomba y el contenedor los lleva el paciente en un bolso o una mochila durante los diez días del tratamiento. El producto puede separarse de la bomba, desconectando el alimentador de la sonda durante un máximo de 2 horas al día para bañarse, ducharse, nadar, etc.

En este momento, una enfermera explicará al paciente cómo manipular él mismo los productos Diet Tube: polvos aminoácidos (preparación de solución), bolsa de alimentación enteral (contenedor en el que se verterá la solución que ha sido preparada), bomba de alimentación (dispositivo eléctrico que, una vez programado, proporcionará la correcta cantidad de solución). A partir de este momento el sistema se pondrá en marcha y el programa Diet Tube empezará. Cualquier otro tratamiento que ya esté funcionando (para enfermedades cardíacas, hipertensión, trastornos endocrinos, etc.) puede, generalmente, continuarse. Los posibles cambios o suspensiones deberán ser totalmente acordados con el centro médico o el especialista que lo ha prescrito.

DIET TUBE EN CASA, EN EL TRABAJO, DE VIAJE

El paciente llevará consigo la bomba y el contenedor en un bolso, en el hombro o en la espalda (mochila) durante los diez días del tratamiento. El producto (líquido) puede separarse de la bomba desconectando la sonda de alimentación durante un máximo de 2 horas al día para bañarse, ducharse, nadar, etc.

La nutrición Diet Tube es un polvo completamente soluble en agua, sin color ni gusto, que pertenece a la clase de complementos proteínicos sin receta; contiene potasio y vitaminas, indicados en casos de reducción de ingesta alimentaria o en caso de aumento de demanda de estos nutrientes.

Se fabrica en Italia, según los estándares de la EEC y los Estados Unidos (para países fuera de la oficina central europea de los centros médicos Diet Tube). No es un medicamento, pero sí un complemento alimentario especialmente diseñado para ser altamente soluble, y que pase a través de una sonda delgada de 2 mm.

La cantidad de alimento administrado cada día durante el ciclo de tratamiento Diet Tube está calculado en base a los datos antropométricos del paciente. Pueden hacerse pequeños cambios según el trabajo físico diario específico (trabajo, gimnasio, deporte..) de cada paciente.

La solución ha de ser preparada con la cantidad correcta de proteína, mezclada y vertida en dos litros de agua mineral para beber.

La infusión durará 24 horas, con los parámetros que ha establecido el personal médico de los centros Diet Tube, para mantener sistemáticamente los niveles de insulina bajos y aumentar el nivel de hormona del crecimiento.

Además de la solución administrada por sonda, el paciente deberá tomar diariamente medicamentos para proteger el estómago (inhibidores de la bomba de protones, como el lansoprazol, omeprazol, pantoprazol) y un complejo polivitamínico. También deberá tomar un laxante cada 2 o 3 días con el fin de mantener las funciones fisiológicas. Todos estos medicamentos serán recetados por el doctor del centro Diet Tube, en función de las necesidades personales de cada paciente. La bomba podrá apagarse y desconectarse hasta 2 horas diarias para el baño, la ducha, etc.

QUÉ ESPERAR DE DIET TUBE

Habitualmente, dentro de las 24 a 48 horas después de comenzar el tratamiento, empiezan a aumentar los cuerpos cetónicos del paciente producidos por el consumo de grasa, y el paciente puede beneficiarse de los efectos generados por este estado metabólico: pérdida de la sensación de hambre, una sensación general de bienestar, mejora del humor y aumento del dinamismo; todo ello con una pérdida de peso y de centímetros de circunferencia corporal de forma rápida y constante. El aumento de los cuerpos cetónicos ha de ser comprobado diariamente por el paciente en su casa mediante un control urinario (Test Keturah). Si en el transcurso del tratamiento el paciente ingiere cualquier clase de azúcar o carbohidrato, este estado metabólico finaliza rápidamente, con efectos negativos en el estado de plenitud y en el peso. En este caso, el paciente tardará unas 24 horas en volver a este estado metabólico.

El tratamiento de la obesidad lleva a una mejora de la salud general, con una mejora gradual de las enfermedades dismetabólicas, tales como la diabetes, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia u otras enfermedades como las coronarias relacionadas, la hipertensión, o los síntomas de degeneración articular, como la artritis.

Los protocolos del tratamiento Diet Tube son muy versátiles, y permiten una mejora rápida y global de las formas y proporciones del cuerpo, así como una reducción visible de la llamada “celulitis”.

POSIBLES EFECTOS SECUNDARIOS TRANSITORIOS

Este tipo de dieta puede, en algunos individuos, provocar un exceso de ácido en el estómago, causando síntomas de gastritis (indisposición del estómago ocasional), a pesar de haber sido recetados antiácidos para su protección. Durante el período de nutrición enteral de Diet Tube, el paciente no ha de tomar fibras de ninguna clase, y por consiguiente no habrá deshechos residuales en los intestinos. Este fenómeno puede producir estreñimiento; por esta razón, y según el protocolo, es necesario el uso de laxantes. Durante los días de tratamiento con la sonda también se recomienda una actividad física moderada (paseos cortos, gimnasia ligera…).